Los fans de los juegos tipo Souls están de enhorabuena, ya que nos llega de la mano de Cold Symmetry, Mortal Shell un digno competidor a Dark Souls aún con sus evidentes carencias. Todo sin olvidar que es un indie aunque a veces no lo parezca.

¿De qué va Mortal Shell?

Mortal Shell da una vuelta de tuerca al género quitando el creador de personajes y añadiendo los caparazones «Shells». Nosotros encarnaremos a un expósito (alguien abandonado al nacer), el cual tiene la habilidad de poseer estos caparazones.

Así es como poseeremos a los caparazones.

Los caparazones funcionan como las distintas clases y se distinguen entre ellos por cantidad de vida, de resistencia y tener su propio árbol de habilidades a desbloquear. Cada caparazón que desbloqueemos es diferente e invita a encarar los siguientes desafíos de otras formas.

Gameplay

En Mortal Shell, en vez de utilizar escudos, utilizaremos la habilidad básica de nuestro personaje de endurecerse, lo que lo convierte en piedra y nos da una posibilidad de contraataque en cuanto el enemigo nos golpea en ese estado.

El personaje se maneja bien y los botones responden perfectamente.

Las mecánicas de parries, endurecerse y los ataques únicos con cualquiera de las 4 armas desbloqueables son realmente satisfactorias de realizar y dominar, lo que crea muchas veces escenas de lo más espectaculares.

Dificultad

En el tema de dificultad si que he de decir que al principio es realmente complicado, pero el camino se va allanando hasta convertirlo en un «paseo», sobretodo para los que disfrutan de los Dark Souls.

Deberemos probar cada objeto para saber lo que hace.

Aparte de la curva de dificultad, otra cosa muy mejorable son los jefes, se hacen realmente genéricos y poco espectaculares. La música tampoco destaca en nada, aún así, el juego se puede disfrutar perfectamente.

Duración

Mortal Shell dura en torno a unas 12-14 horas dependiendo del ritmo de muertes que lleves, en las que recorrerás 4 zonas principales en las cuales podrás investigar la inmensidad de recovecos, cuevas, puertas etc.