¿Os acordáis del mítico OutRun de Sega, el genial título arcade de 1986?  Salieron multitud de secuelas y spin-offs, hasta que el género acabó muriendo debido a una jugabilidad obsoleta y simplificada.

Desde hace algún tiempo, se vive un fenómeno en los videojuegos de revivir lo antiguo o obsoleto, llamándolo «retro» o «indie» con resultados muy satisfactorios. Hoy os voy a traer el mejor homenaje a OutRun, SlipStream.

Slipstream-drifting
Aquí vemos lo que parece un Lancia Delta derrapando cerca del cañón del colorado.

Slipstream es un arcade de carreras que utiliza un motor pseudo-3D con sprites en 2D, justamente, como en OutRun. Hay en total unos 20 circuitos que tienen lugar alrededor del mundo y 5 coches modificables que elegir para completar el juego y todos son buenos para ello.

Cuenta con un estilo ochentero fabuloso, que hará las delicias de todos los aficionados a lo retro. Y lo más importante, el juego ha sido desarrollado por una sola persona, Sandro Luiz de Paula.

Jugabilidad con alguna oveja negra

La diferencia principal con OutRun, es que aquí los coches hacen drift, cosa que añade espectacularidad apero a la vez hace que nuestro coche acabe ocupando 2 carriles, con lo cual sea más fácil chocar con el tráfico. También encontraremos varios modos de juego:

  • Arcade: Es como el OutRun, correremos en una serie de pistas conectadas, sin pausa entre ellas. Lucharemos en contra del tiempo mientras el final de cada tramo, elegimos entre 2 direcciones. Evidentemente, el juego al igual que el homenajeado, tiene varios finales. Y ah!.. Si el tiempo llega a 0, GAME OVER!
  • Quick Race: Simplemente es una carrera en cualquiera de las pistas, un añadido que hubiéramos disfrutado de lo lindo en el primer OutRun.
  • Grand Prix: En este modo, se reemplaza el tiempo por tu posición en la carrera. Consta de una carrera en 5 pistas, en las que se compite por dinero con el que mejorar el coche y por mejorar en el ranking.
slipstream graficos
La sensación de velocidad y de profundidad de los escenarios, está muy conseguida.

Aunque SlipStream me encante, tengo que comentar unos aspectos negativos que enturbian un poco la experiencia de juego.

Los controles son muy imprecisos, no es que sea injugable, si no que cada giro se hace impredecible por culpa del control, que además se suma a que el tráfico que circula por las carreteras es demasiado lento y hace que acabemos chocando sí o sí en muchas de las ocasiones sin opción a evitarlo.

Gráficos y banda sonora magníficos

Gráficamente SlipStream es delic