Impresiones beta Star Wars Battlefront II

Impresiones beta Star Wars Battlefront II

Impresiones beta Star Wars Battlefront II

En EA lo tenían relativamente fácil para superar al polémico y controvertido Star Wars Battlefront de 2015, un juego largamente esperado que prometía -culpa de la comunidad, sin duda, que espera el mismo grado de talento y compromiso con el jugador por parte de todos los estudios y desarrolladoras- recuperar la esencia de los añorados Battlefront que Pandemic Studios desarrollase para PC, Playstation 2 y Xbox hace ya la friolera de más de una década. ¿Lo han conseguido? Estas son nuestras impresiones tras la beta abierta de Star Wars Battlefront II.

Star wars Battlefront II a fondo

 Si el primer Battlefront de EA/DICE sorprendía por su impresionante apartado técnico, esta segunda entrega no solo no parece limitarse a vivir de las rentas sino que da la impresión de estar incluso por debajo en el apartado visual. Ignoro si se debe a una mala elección de los mapas a probar en la beta, al uso y abuso de molestos filtros gráficos y efectos de postprocesado o a la simple ausencia del factor sorpresa, pero lo cierto es que Battlefront II no causa el mismo pasmo que su predecesor. Donde Battlefront dejaba boquiabierto al jugador con su apabullante despliegue gráfico, lo más aplaudido sin duda de la primera entrega de este reinicio de la saga, en su segunda iteración, sin dejar de estar a una gran altura, no causa el mismo efecto; no hay un salto cualitativo en el apartado técnico e incluso parece haber ido a menos. Se ha optado sin embargo por aumentar el atrezzo, hasta el abuso en casos como el mapa de Naboo donde la cantidad de fauna, elementos móviles como la hojarasca o NPCs corriendo en todas direcciones al comienzo de la partida pueden resultar bastante molestos por la cantidad de ellos y la frecuencia con que aparecen en pantalla distrayendo la atención del jugador.
Hacemos especial hincapié en el constante parpadeo de los menús, punto que resulta francamente molesto y que no ayuda a facilitar la navegación por unos menús ya de por si farragosos y poco intuitivos sin el molesto filtro.
El apartado sonoro sí que vuelve a estar a la altura de lo que merece un título de la saga galáctica logrando la inmersión y la complicidad del jugador, que no tendrá problemas en reconocer cada uno de los sonidos característicos de las películas.

 Pero es en lo que importa, en la jugabilidad, puesto que hablamos de videojuegos, no de cine, donde nos hemos llevado la mayor decepción. No esperábamos que Battlefront II apostara por parecerse a la serie ArmA, ni siquiera que se mirase en un cada vez más simplificado Battlefield; es que en la beta abierta de Battlefront II, sin llegar a aburrirnos soberanamente, nos ha costado enlazar partida tras partida para disponer de material suficiente para plasmar estas impresiones. Grosso modo, Battlefront II da para echarse unas pachangas antes de ser víctimas del aburrimiento y buscar emociones mayores en forma de retos, desafíos o sensación de progresión en cualquier otro shooter de un mercado cada vez más saturado de estos y necesitado de innovación y valentía en las propuestas.


Siendo más precisos, Battlefront II no parece pensado para el jugador hardcore que dedica tiempo y esfuerzo a mejorar, que encuentra en el shooter online un desafío que superar, que hace del PVP su religión. Que Battlefront II sea fruto del oportunismo o del cambio de paradigma de una distribuidora como EA, que parece empeñada en renovar su base de jugadores vendiendo productos cada vez más asequibles y perecederos para el gran público, es algo que el tiempo dirá. Lo que hoy intuimos, a falta de probar la versión final, es que Battlefront II no pasará a la historia y que la base de jugadores diarios menguará sin remedio como ya pasara con su predecesor.


Se han incluido mejoras respecto a la primera entrega como las clases, sí, y en general el juego parece más pulido, pero volvemos a tener la impresión de que sin profundidad en las mecánicas del juego ni complejidad en el manejo de armas -en la beta las armas no tienen retroceso, aunque sí una ligera caída de “bala”- y dispositivos, los jugadores volverán a apostar por la clase/arma más potente abandonando cualquier viso de repartir roles para mejorar la competitividad de las escuadras. Sin cifras en la mano, en la beta parecían mayoría los soldados de apoyo y los de reconocimiento, a simple vista las clases más poderosas de las disponibles. Desde la desarrolladora ya se han apresurado en anunciar que habrá cambios en las clases para asegurar el equilibrio.


Mapas y modos de juego tampoco hacen más atractivo el conjunto. El de Naboo, que soporta el modo de juego Asalto Galáctico -dos equipos de 20 jugadores cada uno divididos entre atacantes y defensores- es un pasillo por el que avanza una enorme máquina de guerra escoltada por un equipo con algún callejón lateral para dar sensación de libertad a la hora de pergeñar estrategias de flanqueo – labor en absoluto facilitada por el hecho de que el tamaño del mapa se va reduciendo según avanza la partida. Cuando la máquina de guerra alcanza su objetivo, el palacio real, sin ser destruida los defensores todavía tienen una oportunidad de impedir la victoria atacante defendiendo un par de salas laterales y por último el salón del trono.


El otro modo para infantería, Strike, enfrenta a dos equipos de ocho jugadores cada uno consistente en transportar un dispositivo a un punto determinado mientras el otro equipo intenta impedirlo. El mapa está ambientado en una localización de El despertar de la Fuerza y ofrece una zona boscosa con una edificación de dos alturas en un extremo. Lo reducido del mapa y el hecho de los defensores conozcan en todo momento la localización del dispositivo limita este modo a constantes escaramuzas a corta distancia y una persistente lluvia de granadas lanzadas aleatoriamente con la esperanza de que aterricen sobre algún enemigo.


La gran novedad de esta beta la ha supuesto el modo Asalto Estelar, que enfrenta a dos equipos de pequeñas naves a elegir entre tres clases, cada una con sus características que las hace más o menos idóneas para cada situación. Una lástima que tanto el modelo de vuelo como las mecánicas de combate sean extremadamente simples llegando al extremo de aparecer una marca delante de cada nave que indica el lugar a disparar para alcanzar al enemigo en movimiento ahorrando al jugador cualquier tipo de cálculo mental sobre el punto donde confluirán naves enemigas y proyectiles. A pesar de sus carencias nos ha parecido un modo de juego divertido y ciertamente espectacular representando en todo su esplendor lo mejor de las batallas estelares de la saga. Desgraciadamente que sea el modo de juego dotado del menor número de escenarios y lo simple de sus mecánicas da a entender que ha sido un modo de juego de relleno que podía haber dado muchísimo de sí en manos de un estudio más valiente. Muy lejos quedan los gloriosos tiempos de X-Wing, Tie Fighter, Tie Fighter Vs X-Wing o Alliance.

 Y como guinda del pastel, los micropagos. Desde EA anunciaron a bombo y platillo que Battlefront II no incluiría contenido jugable de pago en forma de DLCs, pero si que existirían microtransacciones. Y claro, se armó el belén.
Las microtransacciones permitirían adquirir cajas con contenido aleatorio que incluiría desde meros cambios estéticos a poses de victoria o armas, poderes y cartas de personajes y vehículos épicos o heróicos. Dichas cajas se podrán desbloquear también jugando, y tal como confirman desde EA, al tratarse de contenido aleatorio nada asegura ventaja al que más dinero invierta en dichas cajas.


Tras la beta, DICE, la desarrolladora, promete afinar el sistema de recompensas y asegura estar trabajando en ello en base a la respuesta de la comunidad, pero la polémica está servida y nadie espera que EA renuncie a los beneficios que le habría proporcionado el modelo tradicional de contenido descargable de pago, suelto o incluído en pases de temporada, a cambio de nada, de ahí la adopción de un modelo de negocio polémico que podría dar ventaja a quienes estén dispuestos a invertir en una lotería que promete ventajas jugables en vez de meramente estéticas.

 Las conclusiones que deja la beta son que Star Wars Battlefront II es el equivalente en ocio digital de la comida basura, que entra por los ojos sin saciar el apetito y ni alimenta ni puede ser la base de una alimentación sana. Gustará a los amantes del espectáculo en general y de Star Wars en particular siempre y cuando no busquen una experiencia compleja más allá de decidir en qué lado del sofá sentarse.
EA apuesta por la simplificación de conceptos apoyándose en el tirón de una franquicia, la de Star Wars, que tanto en el cine como con el videojuego se muestra alarmantemente conservadora apostando más por la nostalgia que por la innovación o la frescura de ideas.

Como siempre que hablamos de una prueba anticipada, habrá que esperar al producto final para comprobar si se confirman los peores temores o estamos ante un juego digno del legado de los Battlefront originales y de llevar el nombre de Star Wars.

 

Granadino exiliado en Sevilla. Jugador desde que tengo uso de razón. También monto en moto, leo y juego con mis animales, no necesariamente en este orden.

3
Comentar

Please Login to comment
3 Comment threads
0 Thread replies
0 Seguidores
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
ZoraBackfirekero Recent comment authors
  Subscribirse  
nuevos mas viejos más votados
Notificar de
Kero
Admin

Genial artículo.

Backfire
Miembro

Que pena de saga…

Zora
Miembro

Resumen: micropagos, EA is lost