Una vez más Monolith soft lo ha vuelto a hacer y nos trae un JRPG de escándalo. Un juego que nos atrapará horas y horas en una historia absorbente y en un mundo que asombra por el arte empleado. Xenoblade Chronicles 2 os encantará si os gustan los RPG.

Gráficamente correcto, aunque podría haber sido mejor

Si en Xenoblade Chronicles X (en adelante XCX), Monolith Soft nos sorprendió con unos gráficos impresionantes, en este caso, ha prevalecido el componente artístico, sacrificando algo de potencia gráfica para poder dar más profundidad a los personajes y enemigos.

Veremos más personajes en pantalla que en ningún otro Xenoblade. Quizás estamos ante el peor apartado de Xenoblade Chronicles 2, que aunque los demás son sobresalientes, son los problemas de salir a la gran sombra de The Legend Of Zelda: Breath Of The Wild, que todo te sabe a poco.

Xenoblade2arte
Los titantes vuelan sobre un mundo de nubes

Es justo decir que se habría podido hacer más en términos gráficos.  Ojo, no es un juego que se vea mal para nada, pero es cierto que el mundo ya no es tan masivo como en el XCX y se notan algunos errores como el «popping», menor distancia de dibujado y menor definición a largas distancias.

Pese a todo lo comentado, el juego no deja de impresionar visualmente, ya que artísticamente es precioso y este es un punto muy valorable.

Aunque no es un mundo enorme como el del XCX, los mapas son como fases, que traducido a lo que vemos, el mundo transcurre sobre unos seres voladores de diferentes tamaños (algunos del tamaño del primer territorio del XCX), llamados titanes.

Estos titanes sobrevuelan un mar de nubes, que es la base del mundo y donde el protagonista, Rex, busca sus tesoros bajo el agua. Sin haber demasiada variedad de paisajes, algunos mapas impresionan por su tamaño, cantidad de criaturas y detalles.